• English
  • Português
  • Español
Direito e Cidadania para todos

Todas las Pantallas

Dilma lanza fondo de R$ 1,2 mil millones, para hacer de Brasil uno de los cinco mayores centros mundiales de producción audiovisual

Brasil de Todas las Pantallas es el mayor programa de apoyo a la producción audiovisual ya implementado en Brasil / Foto: Roberto Stuckert Filho/PRMayor programa de apoyo a la producción audiovisual ya implementado en Brasil. Lanzado en julio de 2014 por la presidenta Dilma, Brasil de Todas las Pantallas es el mayor no solo en volumen de recursos, sino también por el conjunto de iniciativas incluidas, abarcando toda la cadena productiva del audiovisual, desde la creación del guión, hasta la ampliación y la modernización del parque exhibidor, pasando por la producción y difusión, y por el incentivo a la investigación.

El objetivo del programa es expandir el mercado interno, universalizar el acceso de la población a los servicios audiovisuales, con inversión en la producción, distribución y programación de contenidos, y transformar Brasil en uno de los cinco mayores centros en el mundo para la producción y programación de contenidos audiovisuales.

Entre otras acciones, Brasil de Todas las Pantallas ofrecerá 5 mil becas para formación y capacitación profesional. También se ofrecerán cursos de nivel técnico en alianza con el Ministerio de Educación, por medio del Pronatec Audiovisual.

 

Inversiones en producción, distribución y exhibición impulsan el audiovisual brasileño

Entre 1998 y 2002, el promedio de lanzamientos de largometrajes nacionales era de 26,6 películas/año. Diez años después, en el cuadrienio 2008/2013, el promedio subió a 91,2 lanzamientos/año. No fue solo eso. El año de 2013 fue histórico para el cine nacional, con un récord de público, el mayor desde la llamada recuperación del cine brasileño en 1995: 27,8 millones de espectadores. El número de lanzamientos también fue el mayor de la historia: 127 estrenos nacionales.

O sea, ocurrió un cambio radical en el escenario del cine brasileño que se implantó a principios de los años 1990, cuando el número de entradas vendidas se desplomó de 20 millones, en 1989 (18% del mercado), a 36 mil en 1992 (0,05%). En esos mismos tres años, la cantidad de producciones anuales, que ya era baja, también sufrió una caída severa: de 17 para 3.

A pesar del financiamiento público - por medio de la Ley del Audiovisual - que aseguró la reanudación del crecimiento de la producción cinematográfica a mediados de la década de 1990, el cine brasileño todavía se encontraba con serios cuellos de botella, como el desaparecimiento gradual de las salas de cine, la débil distribución para las películas independientes y la falta de acceso de la población al contenido producido en el país. Lula y Dilma cambiaron el guión y reescribieron la historia.

Programa amplía parque exhibidor nacional

Entre 2009 y 2014, el número de salas de cine creció un 32%, pasando de 2.110 a 2.794 en todo el país. En buena medida, el crecimiento tiene que ver con el Programa Cine Cerca de Usted, implantado en 2011, con el objetivo de ampliar el mercado interno de cine y acelerar la implantación de salas en todo Brasil.

Gestionada por Ancine, en alianza con el BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social), la iniciativa apoya la expansión del parque exhibidor en ciudades de mediano porte y en barrios populares de las periferias de las grandes ciudades, con el objetivo de atender a las llamadas clases C y D. Los resultados son significativos. En 2013, el mercado de salas de exhibición sumó 149,5 millones de entradas vendidas e ingresos de más de R$ 1,7 mil millones, mayor nivel de las últimas dos décadas. Del total de la audiencia, 18,6% fue para películas brasileñas.

Más películas para un público cada vez mayor

Éxitos como "2 Filhos de Francisco" sellaron las paces de Brasil con el cine brasileño. En 2013, producciones nacionales llevaron a 27,8 millones de espectadores al circuito exhibidor / DivulgaciónEn 2003, al inicio del gobierno Lula, el Ministerio de Cultura pasó a pensar el audiovisual como una sola cadena productiva, que incluía la producción y profesionalización de sus agentes, la ramificación del circuito exhibidor y la creación de una estructura de divulgación de la producción cultural brasileña independiente. El resultado fue el aumento de la producción, gracias a la diversificación de fuentes de financiación. El crecimiento del público también fue de llenar la pantalla.

Fonte: Agência Nacional de Cinema (Ancine)

Cine Más Cultura lleva el cine hasta donde las salas de exhibición no llegan

Además de incentivar la ampliación de la estructura comercial de exhibición, por medio de líneas de crédito y financiación, el Gobierno Federal estimula el acceso al audiovisual brasileño con el Cine Más Cultura, que apoya la implantación y programación de salas de exhibición audiovisual alternativas en municipios de todo el país.

El programa provee gratuitamente un kit con equipamientos de proyección, además de disponer el acervo de películas y videos del catálogo de la Programadora Brasil y ofrecer entrenamiento específico a los responsables del espacio de exhibición.

La Programadora Brasil cuenta con 900 películas - cortos, medios y largometrajes - históricos y contemporáneos, de todos los rincones del país, seleccionados por equipos de curadores y organizados en DVD. Además de ofrecer un panorama consistente de la producción cinematográfica brasileña, el Cine Más Cultura observa criterios temáticos y regionales.

Hasta 2014, el programa ya reúne 1.423 iniciativas en un 15% de los municipios, siendo que el 51% de ellas está ubicado en pequeños municipios de hasta 20 mil habitantes, sin acceso a producciones audiovisuales.