• English
  • Português
  • Español
Direito e Cidadania para todos

Igualdad Racial

Políticas afirmativas elevan la autoestima y cada vez más brasileños se declaran negros

El Censo 2010 trajo una sorpresa. Por primera vez, brasileños y brasileñas que se autodeclararon pardos y negros aparecieron como mayoría: 50,7%. En el censo anterior (año 2000), la mayoría de la población brasileña (53,7%) se declaraba blanca. Lejos de un eventual aumento de la tasa de natalidad, la explicación para el fenómeno está en la elevación de la autoestima de la población negra, gracias a las políticas afirmativas iniciadas en el Gobierno Lula y ampliadas por Dilma.

“Muchos de los que se autodeclaraban blancos ahora se dicen pardos, y muchos de los que se clasificaban como pardos ahora se dicen negros. Eso se debe a un proceso de valorización de la raza negra y al aumento de la autoestima de esa población”, explicó Jefferson Mariano, analista económico del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Entre 2003 y 2013, con Lula y Dilma, los ingresos de la población negra y parda crecieron un 51,4%, mientras los de la población blanca aumentaron un 27,8%, según el IBGE. Aun así, los ingreso de los negros todavía corresponden a tan solo un 57,4% del de los blancos - señal de que las políticas afirmativas necesitan avanzar cada vez más.
 

Lula y Dilma triplicaron el número de jóvenes negros en la educación superior / Foto: Ricardo Stuckert/Instituto Lula

 

De las clases de historia y cultura afrobrasileñas a los cupos en la educación superior y en la administración pública

“Brasil exige y necesita políticas afirmativas para superar de una vez por todas el prejuicio y la discriminación racial, y las desigualdades sociales que todavía marcan a nuestra sociedad”, destacó la presidenta Dilma, en la ceremonia de entrega de la 19ª Edición del Premio Derechos Humanos, en diciembre de 2013.

Las políticas afirmativas empezaron a ser implantadas ya al principio del Gobierno Lula, con la sanción de la Ley nº 10.639, que hizo obligatoria la enseñanza de historia y de cultura afrobrasileñas en las escuelas de todo el país. Más tarde, vino la Ley nº 12.519, sancionada por Dilma en 2011, instituyendo el 20 de noviembre como el Día Nacional de la Conciencia Negra. La fecha homenajea al héroe negro Zumbí, líder del Quilombo de los Palmares, muerto por la tropas portuguesas el 20 de noviembre de 1695.

Le tocaría también a Dilma la sanción de dos leyes todavía más osadas, que establecían cupos para negros en la educación superior y en los concursos públicos federales.

 

Crece tres veces el número de jóvenes negros en la educación superior con Lula y Dilma

Lula y Dilma triplicaron el número de estudiantes negros en la educación superior. En 2001, solo un 10,2% de ellos estaba en la universidad. En 2012, el porcentaje llegó a un 37,4%, gracias a acciones como el ProUni, que ofrece becas de estudio en facultades y universidades privadas, la expansión de la red federal de educación superior, y la ampliación del número de plazas en las universidades ya existentes, como el Reuni.

Los negros aún son minoría en la educación superior, pero la tendencia es de reversión de ese cuadro, sobre todo gracias a la Ley 12.711. Sancionada por la presidenta Dilma, en agosto de 2012, la ley determina que las universidades federales destinen el 50% de sus matrículas a estudiantes autodeclarados negros, pardos, indígenas - según definiciones usadas por el IBGE -, con ingreso familiar igual o inferior a 1,5 salario mínimo per capita, y que hayan cursado integralmente la educación secundaria en escuelas públicas.

El número de cupos para negros, pardos e indígenas es estipulado conforme la proporción de esas poblaciones en cada estado, según el Censo 2010 del IBGE. Antes de que se aprobara la ley, 18 de las 58 universidades federales del país todavía se resistían a aplicar alguna política de cupos. Desde los exámenes de ingreso de 2013, por fuerza de la legislación, todas las instituciones adhirieron, ampliando el número cupos de 140 mil para 188 mil.

Ley de cupos en concursos públicos acelera movilidad social de la población negra

En junio de 2014, Dilma sancionó una de las más importantes acciones afirmativas: la ley que reserva a los negros el 20% de las plazas ofrecidas en los concursos públicos federales. La aprobación del proyecto, acción afirmativa estratégica para acelerar la movilidad de la población negra en los próximos diez años, fue una victoria en la lucha por la igualdad racial en Brasil.

La ley valdrá por hasta diez años para los órganos de la administración federal, autarquías, fundaciones, empresas públicas y sociedades de economía mixta controladas por la Unión. Cuatro estados ya hacen uso de cupos raciales en concursos públicos: Mato Grosso, Paraná, Rio de Janeiro y Rio Grande do Sul. Otros 44 municipios ya tienen aprobadas leyes correlatas.