• English
  • Português
  • Español
Crescimento com distribuição

Venciendo las crisis

 

La osadía que funcionó: “Vamos a enfrentar la crisis con la cabeza erguida”

En el recetario neoliberal, las crisis se enfrentan con cortes en programas sociales e inversiones públicas, generando desempleo y pobreza. No en el Brasil de Lula y Dilma. A pesar de la gravísima crisis mundial, el rendimiento medio del trabajador alcanzó seguidos récords, llegando a R$ 1.979,14 en noviembre de 2013 - crecimiento del 27% desde el inicio del gobierno Lula. También con Dilma, se crearon 1,1 millón de empleos tan solo en 2013. La tasa de desempleo cayó a un 4,9%, en abril de 2014, la menor de la historia. Dicho desempeño llevó al diario New York Times a preguntar, el 21 de enero de 2014: “El ejemplo de Brasil nos hace levantar la cuestión que no planteamos suficientemente en nuestro país (Estados Unidos): ¿de qué sirve el crecimiento económico si nadie tiene empleo?”

 

Neoliberalismo derrumba PIB y eleva desempleo en Europa

Al contrario de Brasil, Europa siguió el recetario neoliberal: cortar “costos” sociales y dejar que el mercado actúe libremente. La misma fórmula que los adversarios de los gobiernos Lula y Dilma defienden hasta hoy para Brasil. Resultado: bajo crecimiento o retracción del PIB en Europa - y desempleo en alza. Mientras Brasil creció un 2,3% en 2013, la poderosa Alemania se contentó con un 0,4%. Francia se estancó en el 0,3%. En promedio, el continente europeo creció solo un 0,1%. Las consecuencias son desastrosas: pueblos como los griegos y los españoles sufren con tasas de desempleo de más del 26%, mientras Brasil conmemora el pleno empleo. Quizá sea el momento para que la oposición brasileña revea su libro de recetas.

Tasa Desempleo